Tenemos que estar conscientes que la situación del mundo entero cambio desde que el año pasado inicio la pandemia por COVID-19. Muchos negocios y empresas se han tenido que adaptar al hecho de que no pueden seguir trabajando de la manera que lo hacían anteriormente. Sin embargo, hay muchas otras compañías que no se han visto afectadas en igual proporción como las que ofrecen servicios de traducción. Esto se debe en gran parte a que, estas compañías y agencias que se encargan de traducir, antes de iniciar la pandemia, ya manejaban un estilo de trabajo a distancia.

Esta modalidad a distancia nada tiene que ver con el riesgo de contagio a COVID-19 en su caso, sino que, el proceso de traducción como tal no requiere de un contacto directo y constante con los clientes. Por esta razón, podemos decir que el ramo del mercado que se encarga de la traducción de libros estaba adelantado al confinamiento y restricciones que el 2020 nos ha presentado a todos. Sin embargo, esto no quiere decir que todo sea tan sencillo porque, a pesar de que las agencias de traducción ya presentaban una modalidad a distancia, existen ciertos ajustes y planeaciones que tienen que hacerse en base a la nueva realidad que vivimos hoy en día.

Esta nueva realidad requiere innovación.
Ante esta nueva realidad que nos envuelve a todos, muchos contenidos han bajado su popularidad. Después de todo, la industria hotelera y turística ha sido la más afectada no solo desde el punto de vista físico sino también escrito. Por supuesto, las compañías que antes ofrecían servicios de traducción para portales y blogs de viaje, han evidenciado una masiva disminución de sus clientes. Por lo que, se han visto en la obligación de hacer otro tipo de traducciones a las que no estaban acostumbradas.

Por otra parte, ante las constantes horas de encierro por la cuarentena que hemos vivido, muchos han optado por la lectura. Lo que hizo que la traducción de libros aumentara su popularidad y demanda. Entonces, podemos ciertamente decir que no se han manejado la misma cantidad de traducciones que antes, pero esto es relativo porque si bien un campo se ha visto afectado, otro se ha favorecido. Todo es cuestión de adaptarse a los cambios.

El cambio es inevitable.
Así como dijo Thanos en el universo de Marvel, el cambio también es inevitable. El Covid-19 vino a nosotros de cierta forma para demostrarnos que nada puede mantenerse estático. Por más que creemos que algo es estable, todo a nuestro alrededor siempre está en constante cambio y movimiento. Por esta razón, es muy importante cambiar la forma en la que se hace una traducción y todo el proceso que esta involucra. Después de todo, de las peores situaciones de la humanidad han surgido los mejores inventos.

¿Un nuevo cierre podría afectar a las agencias de traducciones?
Como ya lo dijimos anteriormente, técnicamente las industrias de la traducción se han venido preparando desde hace un par de años para este tipo de situaciones sin pensarlo. Por su puesto, esto no quiere decir que sean inmunes a la situación actual porque ninguna compañía está exenta de esto. Sin embargo, cada agencia que ofrezca los servicios de traducción para poder seguir adelante tiene que buscar maneras alternas para comunicarse con sus clientes. Pero, más que una cosa de comunicación, deben renovarse en cuanto a la manera en la cual contactan a sus clientes.

Esta es la razón principal por la cual la mayoría de las agencias de traducción de libros, se mudaron al mercado digital. Y es que, si lo vemos desde una perspectiva fuera del contexto de la pandemia por el coronavirus, la mejor decisión que toda compañía puede tomar es la de trasladarse al mercado digital. No podemos olvidar que, la era digital es nuestro presente y nuestro futuro. Por esta razón, podemos estar más que seguros que si la industria de la traducción de contenido mantiene el mismo ritmo que lleva la sociedad nunca va a tener problemas.

La clave está en adaptarse a la situación y no estancarse, además, cada situación que vivimos tiene una solución, solo es cuestión de verla por el ángulo correcto.